Hace tiempo que expertos en el sector recalcan la necesidad que tienen las empresas de valorar el capital humano en sus filas. Boston Consulting Group define como ‘Talent Magnets’ a esas empresas que creen y apuestan por sus capacidades de liderazgo y sus políticas de talento.

Estiman que existe una correspondencia directa entre liderazgo y gestión de talento con el rendimiento económico de las compañías. Las empresas que “atraen el talento” incrementan sus resultados aumentando sus beneficios 1,5 veces más rápido que las rezagadas.

Pero estos datos no son nuevos, siendo evidente pensar que cuanto mejor y mayor sea la gestión y la implicación de un líder, mayor y más comprometidos serán los resultados.

Sin embargo, no son sólo las organizaciones las que han de ser “imanes de talento”, sino sus propios líderes -personas al frente de equipos y proyectos concretos, que toman las decisiones correctas y mantienen firmes culturas de liderazgo ante situaciones adversas-.

 

¿En qué se diferencian estos “talent magnets” de los demás líderes?

 

1.  CREEN EN EL TALENTO.

Parece una característica obvia pero no lo es en todos los casos. Los líderes que alcanzan el éxito son, por tanto, aquellos que registran el valor añadido del Talento en sus empresas y la repercusión o beneficio que éste juega para la compañía.

 

2. HUELEN EL TALENTO.

Se podría decir que este tipo de líderes esperan y “rastrean” eficazmente el talento. Siempre abiertos a hablar con nuevas personas, y determinar qué papel pueden éstas tomar dentro de sus compañías para lograr sus objetivos.

 

3.  APUESTAN

Son firmes en sus convicciones, por tanto siempre corren riesgos. Estos líderes pueden llegar a jugársela a una carta colocando en un puesto a una persona incluso cuando ésta no tenga toda la preparación necesaria…su apuesta merece la pena y ellos lo saben.

Asimismo, saben reconocer y asumir una mala decisión cuando el resultado no es el esperado.

 

4. ‘SWEET SPOTS’

Líderes sin miedo, capaces de colocar e incluso crear puestos o funciones “clave” –sweet spots-, donde los trabajadores encuentren la intersección perfecta entre sus funciones y puntos fuertes o capacidades (“si tienen todas las herramientas, hay más posibilidades de que el resultado sea positivo”).

 

5. INSEGURIDADES FUERA

Los ‘talent magnets’ son líderes que no se dejan llevar por el miedo a la hora de contratar personas más inteligentes que ellos mismos, confiando en sus capacidades e intuición.

La inseguridad de algunos líderes han conllevado en muchos casos la formación de equipos mediocres con resultados obviamente irregulares.

 

En definitiva, podríamos decir que la clave de la “atracción de talento” está en hacerse fuerte a uno mismo, a la vez que rodearse de los mejores y potenciar el crecimiento de éstos.

Conviértete en un imán de talento y todo profesional deseará trabajar en tu equipo, obteniendo su lealtad, compromiso y creatividad.

 

¿Has conocido alguna vez a uno de estos “talent magnets”?

Vince Molinaro en GUT CHECK: ARE YOU A GREAT TALENT MAGNET?